Avellana tostada

Nos encantan las avellanas, pero es difícil encontrar helado de avellana en tiendas, y más difícil todavía encontrar helado vegano de avellana. Así que decidimos resolverlo, usando avellanas italianas que se tuestan al punto perfecto y se funden con nuestra leche de coco y anacardos para darle a nuestro helado un delicado toque a frutos secos tostados.

Helado con sabor Toasted Hazelnut

INGREDIENTES

El uso de la leche de coco es muy habitual en las cocinas Asiáticas. La usamos por su cualidad cremosa y fluida (como la leche entera) y porque combina muy bien con muchos sabores. La leche de coco que usamos no contiene blanqueantes, antioxidantes, ni emulgentes (ingredientes habituales). Nuestra leche de coco solo contiene coco y agua y se hace rayando el coco, poniéndolo a remojo en agua caliente, y pasándolo por un filtro.

Usamos el azúcar que conocemos todos de toda la vida.  No es el ingrediente que más nos gusta tener en nuestros helados, pero hacer un helado sin/bajo en  azúcar con ingredientes naturales (y que quede bien) es algo en lo que seguimos trabajando. El azúcar aporta dulzor y tiene unas cualidades funcionales importantes porque aporta cremosidad y permite que el helado se pueda servir fácilmente a bajas temperaturas. Hemos probado con otros azúcares más “naturales” pero alteran demasiado el sabor y el color del helado.

El ingrediente estrella de este sabor. Se tuesta la avellana, se muele (hasta convertirse en una pasta) y se incorpora al helado. ¿Podrías ser más natural y sencillo?

Al igual que la leche de coco, se usa habitualmente en las cocinas Asiáticas por su cualidad de aportar textura y cremosidad. La pasta de anacardo cumple la función de la nata en los helados; aporta cuerpo y buena sensación en boca. Tiene un sabor neutro y es como un lienzo (no aporta sabor sino que los absorbe muy bien). Se muelen los anacardos hasta conseguir una pasta, tan sencillo como eso. 

Azúcar y agua, no tiene más misterio. Al igual que el azúcar, lo usamos por sus cualidades funcionales; a parte de endulzar, aporta cremosidad y hace que el helado sea “servible” a bajas temperaturas.

Son los ingredientes más sorprendentes en los helados, pero no por ello son artificiales. Los espesantes, se usan en proporciones bajísimas, y como indica su nombre, espesan el helado (muy parecido a como la harina de Maíz  espesa las salsas) para que el helado no se derrita rápidamente y no pierda su cualidad cremosa. Nosotros usamos tres espesantes porque así obtenemos el resultado ideal para nuestros helados.

La goma guar: Un nombre feo para un ingrediente inocuo que procede de las judías Guar, muy populares en la India (que por cierto son deliciosas y un plato favorito de Luke cuando vivía en La India). Se obtiene de una forma muy natural, separando las distintas partes de la semilla de la judía y moliéndola, muy parecido a como se obtiene la harina del trigo. 

La goma acacia: Es la savia deshidratada y molida del árbol Acacia (nativo de África). El proceso de producción no ha cambiado en milenios: recolectar la savia, deshidratarla, y molerla. 

La goma tara: Proviene de la semilla del árbol Tara proveniente de Perú. Se obtiene separando los componentes de la semilla (con presión mecánica) y moliendo la parte que contiene las partes funcionales.

  • Energía: 961kJ / 230kcal
  • Grasas: 13.0g
  • Saturadas: 4.6g
  • Carbohidratos: 24.9g
  • Azúcares: 24.1g
  • Proteínas: 3.2g
  • Sal: 0.30g
  • Pasta de avellana, pasta de anacardos
  • Puede contener trazas de cacahuetes, soja, sésamo, leche y otros frutos de cáscara.

NUESTROS SABORES

Pincha en tu sabor favorito