Pepe Biaggio y Luke Saldanha

quienes somos

Filigrana marrón

Como el Albatros, nuestros fundadores son migrantes por naturaleza y entre los dos han vivido en casi 15 países. Se encontraron por un amigo común y como a los dos les apasiona el helado, surgió la idea de crear un helado que todos pudieran disfrutar, un producto que fuera coherente con su filosofía, sus principios y sus necesidades. Tras muchos meses y mas de 600 pruebas para dar con la fórmula correcta, en Junio de 2019 empezamos a vender nuestros helados.

 
Pepe Biaggio y Luke Saldanha

quienes somos

Image
 
 

Como el Albatros, nuestros fundadores son migrantes por naturaleza y entre los dos han vivido en casi 15 países. Se encontraron por un amigo común y como a los dos les apasiona el helado, surgió la idea de crear un helado que todos pudieran disfrutar, un producto que fuera coherente con su filosofía, sus principios y sus necesidades. Tras muchos meses y mas de 600 pruebas para dar con la fórmula correcta, en Junio de 2019 empezamos a vender nuestros helados veganos.

 

Pepe Biaggio

Filigrana dorada

Pepe es argentino. Emigró por primera vez a los 15 años a Rio de Janeiro Brasil, luego ha vivido en España, Francia y Reino Unido. Además ha viajado por trabajo o placer a cerca de 30 países desde Nueva Zelanda a Perú, India, Tanzania, Indonesia y Rusia. Harto de la vida corporativa y de no ver a la familia por los viajes laborales, dejó el trabajo y se embarcó en la búsqueda de un propósito vital. Su hija mayor justamente tenía varias alergias alimentarias: leche, huevos y diversas frutas y eso lo llevó a mirar con mucho cuidado todas las etiquetas de los productos que compraba y a entender poco de lo que allí se escribía. También le desesperaba que su hija no pudiese consumir los mismos postres que sus amiguitas de la guardería y el colegio con la exclusión que ello significaba.  

Luke Saldanha

Filigrana dorada

Tras disfrutar durante casi tres décadas de los beneficios de una dieta vegetariana/vegana, Luke Saldanha, de origen hindú, regresó a España, tras vivir un periodo de tiempo largo en Londres y Nueva York. Fue entonces cuando comprobó la dificultad de encontrar productos que se adecuaran a su dieta. Amante de los buenos helados, comprobó la pobre oferta de helados plant-based en nuestro país. No dispuesto a renunciar a su postre favorito, se juntó con Pepe, se compró una máquina de hacer helados y empezó a experimentar y crear helados en casa.