¿Alergia o Intolerancia? - Pink Albatross
338
post-template-default,single,single-post,postid-338,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

¿Alergia o Intolerancia?

Este es uno de los conceptos que genera más confusión cuando la gente se enfrenta al tema de las intolerancias alimentarias. En este artículo queremos arrojar algo de luz sobre el mismo.

 

La ingesta de un alimento concreto o un compuesto de un alimento puede desencadenar una reacción física en algunas personas, lo que podría deberse a una intolerancia o a una alergia a dicho alimento o compuesto. A menudo los síntomas son muy parecidos, los que lleva a la confusión sobre ambos términos.

 

De acuerdo con la Clínica Mayo; una alergia produce una reacción autoinmune en el cuerpo que afecta a numerosos órganos, y en que en algunos casos puede ser mortal. Cuando el cuerpo entra en contacto con el alérgeno, lo identifica como una amenaza, y para defenderse produce anticuerpos, lo que desencadena efectos negativos en el organismo. Los efectos en el cuerpo de una intolerancia alimentaria suelen ser menos graves, y en general, se manifiestan en  molestias digestivas.

Cuando nos enfrentamos a una intolerancia, la persona suele ser capaz de tolerar el alimento problemático en pequeñas cantidades sin mayor consecuencia, pero sufrirá una reacción si ingiere mayores cantidades. Las causas por las que se tienen intolerancias alimentarias son variadas, pero suelen estar relacionadas con la incapacidad del organismo de procesar correctamente un alimento o un compuesto del mismo.

 

En el caso de la intolerancia a la lactosa, se debe a la ausencia en nuestro estómago de una enzima necesaria para digerirla correctamente.

 

Igualmente, las personas que padecen Síndrome del Colon Irritable, una condición crónica, puede sufrir calambres, diarrea o estreñimiento cuando consumen ciertos alimentos o componentes de los mismos.

 

Otra intolerancia común es aquellos aditivos alimentarios como los sulfitos, derivados del azufre que se usan habitualmente en los alimentos procesados o en la elaboración de la mayoría de los vinos. Los sulfitos pueden generar ataques de asma u otras reacciones negativas en el cuerpo.

 

En el caso de los celíacos, el gluten produce una respuesta en el sistema inmune, lo que le asemeja a los efectos de una alergia, sin embargo, los síntomas que se padecen suelen limitarse a efectos gastrointestinales y no hay riesgo de padecer un shock anafiláctico.

 

Por el contrario, si una persona tiene una alergia alimentaria, incluso si anteriormente ha tenido reacciones moderadas, se encuentra en riesgo de sufrir una reacción anafiláctica, una reacción severa del sistema inmunológico que podría conllevar hasta la muerte si no se actua a tiempo.

 

Es importante saber distinguir una intolerancia de una alergia pues las consecuencias de la exposición de una persona al ingrediente o componente que lo causa tiene consecuencias muy diferentes.