Espera 10 minutos para comerte la tarrina - Pink Albatross
1427
post-template-default,single,single-post,postid-1427,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Espera 10 minutos para comerte la tarrina

Espera 10 minutos para comerte la tarrina

¿Cuántas cosas puedes hacer en 10 minutos?

 

Y no pienses en subir a la luna o idear una estrategia para detener el calentamiento global porque esos minutillos ganados al día no van a ser suficientes para las grandes causas.

 

Pero…

 

¿Sabes que una tarrina de helado necesita 10 minutos fuera del congelador para obtener la temperatura óptima y lograr así un sabor más intenso y una textura adecuada? La cremosidad de nuestros helados, ¡no te la puedes perder por las prisas! Y mientras tu tarrina seductora te espera fuera de la nevera, puedes utilizar esos 10 minutos para ti.

 

Además, el 10 es un número fácil de recordar…Piensa en las 10 pruebas de Hércules, los 10 mandamientos (aunque con éste serían 11), las 10 plagas de Egipto…O en las listas que publican las revistas por estas fechas como son: “los 10 países a los que tienes que viajar antes de morir”, “los 10 libros que deberías leer este verano”, “los 10 superalimentos que todo foodie desearía tener en la despensa”, etc.

 

Recuerda que sólamente son 10 minutos para conseguir una experiencia 100% placentera y disfrutar al máximo de nuestros helados plant-based sin colorantes ni conservantes. Creo que merece la pena la espera y, de paso, puedes aprovechar haciendo cosas pendientes. Te damos algunas ideas: Revisar la nevera y hacer la lista de la compra, leer el siguiente capítulo de ese libro que te tiene enganchada, hablar con tu prima por teléfono o contestar a los comentarios que te han hecho tus amigos en Instagram, escuchar un rato las noticias, bailar 3 veces la canción que te gusta…¡Hay tantas cosas que se pueden hacer en 10 minutos!

 

Es más, después de pasado el tiempo reglamentario, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos, que los más golosos ¡podrían comer una tarrina de Pink Albatross en 10 minutos! Por favor, no os atraganteis.